Cinco beneficios de cocinar en pareja

cocinar-en-pareja

Hoy vamos a hablar de cocinar en pareja. ¿Por qué no? A veces es necesario dar una vuelta de tuerca a lo que escribimos en el blog. Cuando pensamos en nuestra nueva cocina no sólo debemos tener en cuenta cómo será. También hemos de pensar en qué haremos en ella, y cocinar en pareja es una excelente actividad con muchos beneficios. ¡Aquí te los detallamos!

1. Compartir tiempo juntos

El primer beneficio de cocinar en pareja es bastante evidente: ¡es tiempo que pasáis juntos! En los tiempos que corren, con tanto estrés, trabajo y distracciones, es fácil de olvidarse de aprovechar el tiempo en pareja. Por ello, cocinar juntos es una forma ideal no sólo de compartir tiempo, sino de interactuar, trabajar en equipo y aprender. Mejorar vuestras habilidades juntos, aunque sea con recetas simples de cocina, puede resultar satisfactorio y positivo para la relación.

2. Trabajo en equipo y compenetración

Sin ánimo de que este texto parezca sacado de un libro sobre terapia de parejas, hacer cosas juntos siempre ayuda a mejorar la comunicación y la compenetración. Entonces, ¿qué mejor forma de avanzar que mediante la cocina? Y es que cocinar es una actividad que, aunque el plato sea fácil, requiere de cierto grado de implicación, atención y coordinación. Elementos también necesarios en una relación sentimental, ¿no?

3. Cocinar en pareja es divertido

Poner a prueba vuestras habilidades culinarias es un plan de lo más divertido. No importa si no habéis hecho una tortilla en vuestra vida, si no sabéis lo que es una sartén o si estáis al nivel de Arguiñano. Lo fundamental es divertirse con el delantal puesto y en tu nueva cocina. El resultado, aunque parezca raro, es lo de menos.

4. Aprender

Divertíos, comunicaos, trabajad en equipo, improvisad incluso… Y al final, reflexionad: os lo habéis pasado bien, habéis creado un plato producto del trabajo combinado y habéis aprendido. Insistimos: habéis aprendido. No hay mejor forma para aprender que hacerlo en un ambiente divertido, libre y distendido. Seguro que no volveréis a decir eso de “tenemos que cenar pero no sabemos qué cocinar”. Cocinad en pareja regularmente para que sea una actividad habitual y sana y que os aporte beneficios para el día a día.

5. ¡A comer!

Al final, tendréis muchas risas y un plato que comer. No entramos a valorar si será mejor o peor, pero imaginamos que del experimento saldrá algo comestible, ¿no? Si ha salido bien, pues tenéis un buen plato para comer y más razones para repetir más adelante. Y si ha salido mal… pues os echáis unas risas y lo intentáis otra vez. ¡Seguro que os divertís!

Los comentarios están cerrados

Copyright 2014 © STRASSE | Aviso Legal | Politica de Privacidad | Ley de Cookies

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR