Ventajas e inconvenientes de la vitrocerámica

vitroceramica

Seguimos hablando sobre superficies para cocina con sus ventajas y sus inconvenientes. Hace unas semanas te contamos aquí las características de las placas de inducción, y hoy hacemos lo propio con la vitrocerámica. La ya conocida como ‘vitro’ ha ido ganando peso con el paso de los años para convertirse en una superfice muy recurrente para nuestras cocinas, y en Strasse Cocinas te hablamos sobre ella.

1. Sencillez para cocinar

La principal ventaja de las placas de vitrocerámica para cocinar frente a otras opción como la cocina de gas es la sencillez para cocinar. Como es sabido, con la ‘vitro’ no es necesario contar con el suministro de gas (las engorrosas botellas de butano o gas natural) y la comodidad es su principal característica. La enciendes con un botón, sitúas la sartén o la hoya en el lugar correcto, ajustas la temperatura y puedes ponerte en marcha para cocinar ese plato que quieres.

2. La vitrocerámica es una opción económica

Una de las principales ventajas con las que cuenta la vitrocerámica es que es una opción económica para tu cocina, bastante más asequible que una placa de inducción. Por lo que si no quieres rascarte el bolsillo demasiado tienes aquí una opción ideal en cuanto a precio y funcionalidad. Existen de muchas marcas y modelos que pueden adaptarse perfectamente a tu nueva cocina o a una antigua que quieras reformar.

3. Mantenimiento óptimo

Este es quizá el punto en el que más debemos incidir. La ‘vitro’ tiene muchas ventajas, pero para disfrutar de ellas y alargar la vida de nuestra placa es necesario un mantenimiento en condiciones y periódico. Esto se basa, fundamentalmente, en mantenerla muy limpia. ¿Cómo? Es muy fácil. Productos como ‘Vitroclen’ son ya un clásico en cualquier supermercado que puedes conseguir con un resultado satisfactorio para limpiar tu vitrocerámica. Insistimos: para mantener óptima la salud de tu placa debes cuidarla bien, y la limpieza es un factor fundamental para evitar su deterioro y optimizar la seguridad.

4. Tardanza en calentar

Si comparamos la vitrocerámica con las placas de inducción o el gas, la principal desventaja es el tiempo de calentado. En la ‘vitro’ requiere más tiempo, por lo que es una baza en contra si tenemos prisa por cocinar. En cualquier caso, el número de ventajas es considerablemente superior para dar el visto bueno a la vitrocerámica como opción ideal para tu nueva cocina uy evitar quebraderos de cabeza.

Los comentarios están cerrados

Copyright 2014 © STRASSE | Aviso Legal | Politica de Privacidad | Ley de Cookies

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR